Galette de verduras asadas con aceitunas

Las galettes, a medio camino entre las quiches y las pizzas, son mucho más fáciles de hacer. No es necesario cuajar una mezcla líquida con huevos ni tienen la limitación de espacio de la pizza, donde un exceso de ingredientes corre el riesgo de acabar con ellos en el suelo del horno. Una galette es la perfección llena de cosas ricas, por eso he disfrutado enormemente haciendo esta, degustándola y presentándola aquí.

Contando con la inestimable ayuda de mi amiga Merche, he preparado una galette de verduras asadas que es puro sabor mediterráneo, sobre todo por las aceitunas negras picaditas que lleva incorporadas en la masa.

Tiempo de elaboración: unas dos horas
Dificultad: media
Coste: bastante asequible
Fuente: Tara Parker-Pope, en el New York Times

Galette de verduras asadas

Para una galette de 4 – 6 raciones:

La masa


160 gr de harina blanca de repostería
120 gr de harina integral
2 cucharaditas de impulsor (Royal)
1 cucharadita de azúcar
1/2 cucharadita de sal
80 gr de agua
70 gr de aceite de oliva virgen extra
40 gr de aceitunas negras sin hueso 

Thermomix
Pesar las harinas y añadirles el impulsor, el azúcar y la sal. Mezclarlas 10 segundos, v. 5. Reservar.
Pesar las aceitunas deshuesadas y picarlas 6 u 8 segundos, v. 4.
Conviene sacar las aceitunas picadas a un plato cubierto con papel de cocina, para que queden bien sequitas y no empapen luego la masa. Reservar.
Poner en el vaso el agua y el aceite. Añadir la mezcla de harina y mezclar 8 segundos, v. 6.
Quedan como unas migas. Incorporar las aceitunas y mezclarlas suavemente con una espátula.
Volcarlo todo sobre un silpat o una superficie enharinada y presionar las migas para que se integren. No hay que amasar. Esta masa se trabaja de manera un poco parecida a la masa quebrada, tan solo tiene que quedar unida, aunque si parece demasiado seca se puede rociar con un poquito de agua o humedecernos las manos antes de unirla.
Hacer una bola, formar un disco chato y meterlo en una bolsa de plástico.
Dejar reposar 30 minutos en el frigorífico, mientras se hacen las verduras, por ejemplo.

Tradicional
Pesar las harinas y añadirles el impulsor, el azúcar y la sal. Tamizar la mezcla a través de un colador o un cedazo y ponerla en un bol.
Hacer un agujero en el centro y verter el agua con el aceite. Ir uniendo la harina con los líquidos trabajando con rapidez pero sin movimientos de amasado, hasta que queden incorporados los ingredientes. Añadir las aceitunas y mezclarlas suavemente. 

La receta continúa igual.

El asado de verduras

6 dientes de ajo gruesos
3 cebolletas pequeñas (incluyendo un poco de la parte verde)
1/2 berenjena
4 tomatitos secos en aceite
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
sal y pimienta
1/2 rulo (50 gr) de queso de cabra
unas tiras de pimientos asados confitados (pronto publicaré un pedazo de truco para hacerlos muy fácilmente)
Precalentar el horno a 200ºC, calor arriba y abajo.

Envolver los ajos en papel de horno y meter este papillote en el horno desde el principio, durante el precalentamiento, porque los ajos tardan más en hacerse.

Cortar la berenjena y las cebolletas en cubos. Picar finitos los tallos de las cebolletas.
Meter berenjenas y cebolletas en una bolsa de asar y añadir una cucharada de aceite, salpimentar y remover bien. Cerrar la bolsa y meterla al horno junto con el papillote de ajos.
A los 25 minutos, sacar la bandeja, abrir la bolsa de asar con unas tijeras, con cuidado de no quemarnos, y volver a meter la bandeja en el horno. Ahora conviene poner en funcionamiento el turbo, que ayudará a que las verduras queden más doradas. Dejar las verduras en el horno 10 minutos más.
En total, son 35 minutos de horno, siempre vigilando. 

Al sacar las verduras del horno, se les añaden los tomatitos secos. Reservar, para que se enfríen un poco y se mezclen los sabores.
El montaje de la galette

Sacar la masa del frigorífico unos 20 minutos antes de empezar a trabajar con ella.

Precalentar el horno a 200º C, si no ha quedado ya caliente del asado de las verduras.

Con la ayuda del rodillo, formar un círculo de unos 35 centímetros de diámetro y 1/2 centímetro de grosor y ponerla sobre un silpat o sobre papel sulfurizado en la bandeja del horno.
No importa que no quede un círculo perfecto. Es bonito que quede una galette rústica.
Abrir el papillote de ajos y dejar que se enfríen un poco.
Estrujar los dientes de ajo en un plato y machacarlos con un tenedor junto con la cucharada de aceite restante.
Extender esta crema sobre la masa, que tendremos ya estirada, y colocar por encima las verduras asadas que habíamos reservado, dejando un borde de 5 centímetros de masa alrededor. (Si las verduras han soltado algo de jugo en ese tiempo, descartarla para no humedecer la masa.)
Colocar sobre las verduras unas tiras de pimiento asado confitado y unos trocitos de queso de cabra.
Doblar el borde sobre las verduras, formando pliegues.
Hornear la galette hasta que se vea dorada, unos 30 o 35 minutos, siempre a la misma temperatura que hemos utilizado con las verduras, 200º C.
Al sacarla del horno, dejarla reposar unos 10 minutos. Servir caliente.

Galette de verduras

La parte de arriba se veía bonita al sacarla del horno, pero nos preocupaba, sobre todo, que la masa no hubiera quedado bien cocida por debajo. Suspiramos alivadas cuando el cuchillo encontró cierta resistencia y reveló una masa crujiente y que se desmigaba con facilidad. Lógicamente, los bordes quedan más gruesos, con más masa, así que quien esté cuidando su figura haría bien en comer de la parte central. Yo, que soy una comedora de hidratos de carbono sin remedio, disfruté de lo lindo con el borde. Estaba crujientito y delicado.
Esta galette es un gusto adquirido. El primer bocado nos pareció simplemente rico. En el segundo se fueron desvelando los aromas caramelizados de las verduras, y con el tercero ya habíamos percibido además la profundidad que aportan las aceitunas negras a la masa y estábamos entusiasmadas. Aunque parezca pequeña para 4 o 6, llena bastante, así que rinde bien, sobre todo si no es plato único, claro.

De todos modos, no es una preparación excesivamente calórica, y me parece una buena idea para vegetarianos o para quien no sea amigo de tremendos banquetazos navideños.

El acompañamiento más lógico habría sido una ensalada, pero como yo compro las verduras día a día y no he tenido cabeza más que para pensar en esta nueva receta, ¡me he encontrado con que no tenía nada para hacerla! En fin, que la hemos acompañado solo con cava, y santas pascuas.


One Comment on “Galette de verduras asadas con aceitunas”

  1. ¡¡Deliciosa galette!! Me encanta el relleno de verduras con queso de cabra, y el toque de las aceitunas en la masa es genial.
    Muchas gracias por tu comentario en mi blog😉 Yo me voy a quedar un rato paseando por aquí porque ya le he echado el ojo a unas cuantas recetas que me gustan!!

    Nos vamos visitando😀


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s