Spotted dog (perro moteado). Pan de soda irlandés con pasas, avena y semillas.

+

SUGERENCIA sobre ejercicio
+
ALGUNOS CONCEPTOS BÁSICOS SOBRE LA INTENSIDAD DEL ENTRENAMIENTO
+
–          La frecuencia cardíaca máxima (FCM) es la frecuencia máxima teórica que se puede alcanzar durante el esfuerzo sin poner en riesgo la salud. Supone la máxima capacidad de trabajo. La FCM es una herramienta que sirve para calcular la intensidad de los entrenamientos. Se determina mediante la siguiente fórmula para personas sanas:
+
FCM = 220 – la edad
+
Por ejemplo, para una persona de 35 años, la FCM sería de 185 pulsaciones por minuto (ppm).
+
Antes de empezar a hacer ejercicio, es necesario que conozcamos nuestro límite cardíaco. Una vez realizado el cálculo, hay que saber qué zona de entrenamiento es nuestro objetivo.
+
–          Se llaman zonas de entrenamiento a los tramos del porcentaje de la FCM a los que se hace trabajar el corazón en un momento dado durante el esfuerzo. La zona de entrenamiento varía en función del estado físico y de la edad.
+
ZONAS
INTENSIDAD
DENOMINACIÓN
RECOMENDADO PARA
Zona 1
50 – 60 % de la FCM
Recuperación o regeneración
Principiantes,
Personas muy desentrenadas
Zona 2
60 – 70 % de la FCM
Control de peso
Población en general
Zona 3
70 – 80 % de la FCM
Entrenamiento de la capacidad aeróbica
Personas con buena
condición física
Zona 4
80 – 90 % de la FCM
Umbral anaeróbico
Deportistas de alto nivel
Zona 5
90 – 100 % de la FCM
Alta intensidad
Deportistas controlados
+ 

–          Conociendo estos datos, ya nos podemos poner a hacer números. Así podremos saber nuestra capacidad y preparar nuestro objetivo con seguridad y con eficacia.
+
¿De verdad esto es importante para hacer ejercicio?
-Sí, tremendamente importante.
+
¿Y cómo es posible controlar en todo momento nuestras pulsaciones?
-Con un pulsómetro.
+
Visita a tu médico antes de iniciarte en un programa de actividad física.
+
________________________________
+
+
May the road rise to meet you
May the wind be always at your back
May the sun shine warm upon your face
May the rains fall soft upon your fields
And until we meet again
May God hold you in the palm of His Hand.
+
(Irish Blessing)
+
Que el camino venga a tu encuentro,
que el viento sople siempre a tu espalda,
que el sol ilumine siempre tu rostro,
que la lluvia caiga suavemente en tus campos,
y, hasta que volvamos a vernos,
que Dios te guarde en la palma de su mano.
+
(Bendición irlandesa)
+

Espero que se note el cariño que siento por Irlanda, donde, por ciento, nunca he estado. Ya sé que aún faltan casi dos meses para San Patricio y que esta receta sería más adecuada para entonces, pero es que, a ver, está tan tuneada que ya puestos a permitirme licencias, me lanzo a hacer el estropicio completo y me quedo tan a gusto.

+
Tiempo de elaboración: 1 hora
Dificultad: baja
Coste: bajo
Fuente: cocina irlandesa
+
Spotted dog
+
El pan de soda tradicional irlandés, irish soda bread, se hace con harina floja (lo que llamamos harina de repostería). Es la harina que se obtiene del trigo blando, la única especie de trigo que se puede cultivar en terrenos pobres,con mucha húmedad y poco sol. Contiene poco gluten y no es panificable. En realidad, el pan de soda no es un pan, pues estrictamente hablando solo es pan cuando la masa ha levado gracias a los gases de la fermentación producida por un cultivo de levaduras vivas. El irish soda bread es, técnicamente, un bizcocho denso. Sus únicos ingredientes son harina, sal, bicarbonato y buttermilk.
+
Un spotted dog, o perro moteado, es un pan de soda al que se añaden pasas. En mi versión he introducido muchas modificaciones, que no mejoras, porque lo auténtico siempre es bueno. Pero para darle otro aire he sustituido además parte de la harina de trigo por harina de avena, y la mitad de la harina de trigo por harina integral. Me apetecía darle un toque más dulzón, sin que llegara a ser un pan dulce, y por eso le he añadido una cucharada de panela. Como hay que tener mucha fe para creer que todo eso lo pueda levantar una simple cucharadita de bicarbonato, he puesto además 1/2 cucharadita de Royal (lo que no se puede hacer es aumentar la cantidad de bicarbonato, porque quedaría un regusto metálico). Y como me gustó mucho esta foto de 101 Cookbooks, he cubierto la superficie con semillas variadas, que además aportan un sabor estupendo al pan.
+
100 gr de harina de avena (copos de avena molidos)
70 gr de harina floja (de repostería)
70 gr de harina integral de trigo
1 cucharadita rasa de bicarbonato sódico
1/2 cucharadita de impulsor (Royal)
1/2 cucharadita rasa de sal fina
1 cucharada de panela rallada (azúcar moreno compacto)
1 cucharada de aceite de girasol
200 gr de buttermilk, y un par de cucharadas más para abrillantar la parte de arriba (En total, unos 250 gr)
Un puñadito de pasas sin semillas, remojadas en agua caliente y escurridas
Semillas mezcladas al gusto (yo, sésamo, linaza, girasol y calabaza)
+
Puede ser difícil encontrar buttermilk. Tengo entendido que se vende en Mercadona, pero como yo vivo en una ciudad sin Mercadona (¡Grrr!), he recurrido a una sustitución: yogur natural y leche, al 50%, más 1 cucharada de zumo de limón y 10 minutos de reposo. Al haber utilizado tanto leche como yogur desnatados, he añadido 1 cucharada de aceite de girasol. Los veganos no tendrán dificultad en sustituirlos por yogures de soja sin sabor y leche de soja neutra, pero no deben olvidar añadir el limón, porque su acidez es fundamental en esta receta.
+
Precalentar el horno a 230º C, sin aire, con la rejilla en posición central.
+
Pintar con buttermilk
+
Importante: El horno tardará al menos media hora en alcanzar esta temperatura, pero para esta receta es vital meter la masa en el horno nada más acabar de formarla. Nos interesa que no se pierda la reacción entre el carácter alcalino del bicarbonato y el ácido del buttermilk o sustituto, que es lo que hace que el pan “se levante” en el horno. Por tanto, no vamos a empezar a trabajar inmediatamente, sino que esperaremos a que el horno esté casi caliente. Por el mismo notivo, es necesario tener a mano todo lo que vamos a necesitar tras formar la masa: más buttermilk, el pincel de cocina y las semillas con las que vamos a adornar nuestro pan. Cuando llegue el momento, habrá que trabajar rápidamente.
+
Mientras tanto, si nuestro molde no es antiadherente, vamos a encamisarlo con mantequilla y harina, y/o forrarlo con papel de horno. En realidad, la forma tradicional del pan de soda irlandés es redonda y con un profundo greñado central en forma de cruz. Si se prefiere esa opción, preparar una bandeja cubierta con papel de horno y espolvoreada ligeramente con harina. Sin embargo, tengo que advertir que es una masa húmeda, fea y antipática para trabajar con ella. Por eso yo he ido de cabeza a por el molde.
+
Semillas variadas
+
Thermomix
Para hacer la harina de avena, poner los copos de avena en el vaso y procesarlos primero con un par de golpes de turbo. Luego, 30 segundos a velocidad 5-7-9.
Ahora podemos vigilar la temperatura del horno. Si está casi listo, empezamos a trabajar.
Tenemos en el vaso la harina de avena. Añadir la harina de trigo y la integral, el bicarbonato, el impulsor Royal, la panela rallada y la sal. Mezclar 6 segundos, v. 6.
Incorporar el buttermilk, o la sustitución que hayamos elegido, y mezclar 5 segundos, v. 6.
Añadir las pasas remojadas y un par de cucharadas más de buttermilk si la masa está muy seca. No hay que excederse con el buttermilk, pues de todos modos la masa siempre queda fea.
Sacar la masa al molde.
Con un pincel de cocina, pintarlo con un poco de buttermilk por toda la superficie y añadirle las semillas de nuestra elección.
Cuando el horno alcance la temperatura indicada, meter el pan y bajar la temperatura a 210º C.
Hornearlo 35 o 40 minutos. Conviene echarle un ojo cada 10 minutos, pero sin abrir la puerta del horno.
La mejor manera de saber si está cocido es insertar en el centro un termómetro de carnes. Tiene que marcar al menos 90º C de temperatura interna.
Al sacarlo, dejarlo reposar 10 minutos en el molde.
Desmoldar y dejarlo enfriar sobre una rejilla.
+
Tradicional
He probado a moler los copos de avena con el molinillo eléctrico de café, perfectamente limpio y el resultado ha sido bueno. Aconsejo moler en pequeñas tandas, y como estos cacharritos suelen tener motores que tienden a recalentarse, es necesario dejarlo descansar entre tanda y tanda.
Poner en un bol grande todos los ingredientes secos y mezclarlos bien con unas varillas. Es importante que el bicarbonato quede perfectamente distribuido.
Añadir el buttermilk o sustituto. Añadir las pasas. Puede trabajarse con los dedos, con una cuchara de madera o “cortando” la mezcla con una rasqueta. Lo importante es trabajar con rapidez.
El resto de la receta continúa igual.
+
Spotted dog
+
Lo típico es comerlo con mantequilla salada y con cerveza. Me lo imagino. Como yo no tomo mantequilla, os puedo decir que está buenísimo con un hilito generoso de aceite de oliva virgen extra. También he acompañado con este pan la comida de hoy, un revuelto de calabacines, y me ha gustado mucho. La corteza estaba muy crujiente y la miga perfecta para rebañar, y con un plato salado hace mucha ilusión encontrarse de vez en cuando una pasita. Por la tarde hemos merendado café con leche y unas rebanadas de spotted dog con queso de untar. Buenísimo. Realmente, el perro este tiene carácter y ofrece una textura y un sabor sorprendentes.
+
Se mantiene muy bien para tomar en fresco durante un par de días. Y con este tamaño, no creo que dure más. Si se quieren doblar las cantidades, aumentar de 15 a 20 minutos el tiempo de horno.
+
+

 



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s