Espaguetis de calabacín “aglio e olio”

SUGERENCIA sobre ejercicio

– No me gusta el gimnasio, pero podría nadar ¿no?

 
Una mujer de 60 kilos consume unas 250 calorías al nadar media hora con una intensidad media (unos 1000 metros a estilo libre o espalda, sin detenerse). A más peso, mayor consumo de calorías. Sin necesidad de realizar una dieta estricta, solo con una alimentación equilibrada y cantidades moderadas, la natación produce una pérdida de peso suave y continuada con resultados espectaculares a medio plazo.

 
Tiene el inconveniente de producir cierto aumento de apetito, pero eso es solo al principio. Al cabo de una semana de natación diaria, ya no se nota la diferencia, lo puedo asegurar.

 
Tiene también el grave inconveniente de requerir unas instalaciones que pueden no estar a disposición de todo el mundo, pues lamentablemente aún hay muchas localidades sin piscina municipal. Y para nadar en el mar se requiere una fuerza, una técnica y unos conocimientos del medio que tampoco están al alcance de la mayoría de nosotros. Podría ser peligroso y no lo recomiendo.

 
Pero si odias sudar y acalorarte y te es posible acudir diariamente a una piscina, no lo dudes: lo tuyo va a ser nadar.

 
¿No sabes hacerlo? ¿No se te da muy bien? Apúntate a un cursillo para adultos. ¡Son muy divertidos!  Las técnicas de enseñanza de hoy en día te pondrán a flotar en media hora, a avanzar en un día y a nadar con el cuerpo estirado en una semana. Luego, poco a poco, mejorarás el fondo cardiorespiratorio y casi sin darte cuenta alcanzarás tus objetivos.

 
¡Ah! Y, de paso, despídete del dolor de espalda.

Visita a tu médico antes de iniciarte en un programa de actividad física.

__________________________________

Este es un plato muy de dieta, pero está tan bueno y admite tantas variedades que se lo recomiendo a todo el mundo.
Está lleno de ventajas: es una verdura con alto contenido en agua, se hace en unos minutos, está riquísimo, es barato, tiene mucho sabor y llena bastante.
Los espaguetis se pueden hacer sacando lonchas de la parte sólida de los calabacines, donde no hay pepitas, con un pelapatatas, y cortándolas luego longitudinalmente a cuchillo. En Tailandia hacen así unos espaguetis de papaya verde que luego saltean con una salsa espectacular. Pero, la verdad, me parece un trabajo tremendo.
Yo me he comprado este aparatito (en eBay UK – se llama julienne cutter and slicer) que hace el trabajo en una sola pasada y para el que ya estoy pensando otras utilidades.

Espaguetis de calabacin

Tiempo de elaboración: 10 minutos
Dificultad: baja
Coste: bajo
Fuente: cocina tailandesa, italiana, mexicana y española

 
Para dos personas:
1 calabacín grande de los llamados “negros”, que tienen la piel verde oscura y el interior muy firme.
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1 ajo partido en rodajitas
½ guindilla

 
Hay que lavar cuidadosamente el calabacín, pelarlo con un pelapatatas y luego sacar los “espaguetis” hasta llegar a la parte central, donde están las pepitas. Se va girando el calabacín hasta sacar todos los espaguetis que sea posible. Aconsejo colocar los espaguetis sobre papel de cocina doblado e intentar secar bien el agua que rezuma mientras se calienta el aceite.

Diablos rojos

Cuando vi estas guindillas frescas me parecieron tan bonitas que no pude resistirme a comprarlas. Pero aparte de bonitas tenían un aspecto un poco amenazador y estaba segura de que picaban como rayos. No me atreví con ellas y como no sabía qué hacer las tuve varias semanas decorando la lámpara de la cocina.

Adorno lampara

Pero mi amiga Pily (¿conocéis La cocina de Pily? Tiene estupendos platos mexicanos e internacionales.) me dijo que en realidad lo que más pica de los chiles son las semillas y las venillas interiores, y que si se quitan solo queda el saborcito. Y como para mí, en esto del picante, lo que diga una mexicana sienta cátedra, le hice caso y he usado uno en este plato. Como los calabacines son sositos, me atreví con los diablos rojos bien desvenados y despepitados y ha sido un acierto: mucho sabor y un regusto picante muy rico, sin agobiar.
Aparte de eso, he hecho los espaguetis “aglio e olio”, o sea, como hacemos aquí las gulas, que es más fácil decirlo.

Aceite, ajo y guindilla roja

Se calienta el aceite en una sartén, añadiendo las rodajitas de ajo y la guindilla/chile cortado también en rodajitas. Cuando empieza a dorarse el ajo, se echan los espaguetis de calabacín y se saltean no más de 30 segundos, para que sigan quedando “al dente”. Se sirven, y a comerlos muy calentitos. Valen como primer plato o como acompañamiento de un segundo.

Calabaci­n ajo y aceite

Variaciones: se pueden saltear junto a otras cosas, en platos vegetarianos o no, igual que hacemos con la pasta. El sabor neutro del calabacín admite también cualquier salsa. Por ejemplo, se pueden saltear en unas cucharadas de caldo y añadirles después mantequilla y queso, cualquier salsa a base de tomate o un magnífico pesto. Lo importante es no pasarse del tiempo de salteado. Máximo, 30 segundos, para no “matarlos”.

 


BLT’s veganos con pan de centeno integral

SUGERENCIA sobre alimentación

LA BARRIGUITA: ESE QUEBRADERO DE CABEZA

¿Por qué cuesta tanto eliminar la grasa abdominal?

No cuesta más que eliminarla de otros lugares. Pero recordemos que el adelgazamiento localizado no existe. El organismo consume la grasa de donde la ha ido acumulando. Como el lugar de elección para la acumulación de la grasa corporal suele ser el abdomen (dependiendo de factores genéticos y hormonales), este es el último lugar del que se elimina.

Es como cuando nos vamos de viaje. Si tenemos el maletero del coche lleno y queremos sacar la primera bolsita que metimos, tendremos que sacar antes todo lo demás.

Cuando adelgazamos nos suele dar la impresión de que cuesta más esfuerzo bajar la tripa porque estamos cansados del tiempo que llevamos a dieta y la dichosa barriga sigue ahí.

Si te está pasando esto, te sugiero que lo hables con tu dietista. ¿Por qué no hacer un descanso? Serían unas semanas en las que te puedes concentrar únicamente en no engordar, manteniendo el peso actual e incorporando algunos alimentos que no has tomado últimamente (con sensatez, claro). Disfrutarás de tu nueva figura y reforzarás la motivación para terminar la dieta. En cuanto vuelvas a ella, con tres o cuatro semanas más, ¡adiós barriguita! Y entonces sí que habrás  llegado a la meta.

Ventajas de esta estrategia de descanso controlado o ” período meseta”:

–          Vivirás un anticipo de lo que será tu alimentación “de no engordar”, la que mantendrás toda la vida, y verás lo bien que se puede y se debe comer.

–          Un descanso es un descanso, y siempre viene bien.

–          Aprenderás, mediante ensayo y error, sin dejar de pesarte todas las semanas, hasta dónde puedes llegar con la introducción de nuevos alimentos, siempre según te vaya indicando tu dietista.

–          Tu monitor deportivo puede ir cambiando tus rutinas para adaptarlas a tu nuevo peso y condiciones cardiorrespiratorias. Verás qué ágil estás y cómo despega tu rendimiento.

–          Por cierto, ese sería el mejor momento para ir buscando un buen entrenamiento de Pilates que ponga a punto tus abdominales de verdad, porque entonces ya podrás hacerlo.

Consulta con tu médico y acude a un/a dietista antes de iniciar un plan de restricción calórica.

_____________________________

 

¡Ya ha llegado la primavera, el buen tiempo, el solecito! Son unos días preciosos para disfrutar de la naturaleza, para salir al campo con la familia o los amigos. ¿Nos vamos de picnic? Yo llevo estos sándwiches. Son tan sabrosos por el relleno como por el pan de centeno, tierno y de sabor profundo, con el que están hechos.

Son una variación vegana del clásico BLT americano (bacon, letuce and tomato). Pero estos, en vez de beicon, llevan una sorpresa.

BLT 2

Pan de centeno integral

Tiempo de elaboración: 2 horas
Dificultad: baja
Coste: bajo
Fuente: www.food.com

355 gr de harina de fuerza
410 gr de preparado de centeno Rustikale (de Lidl)
1 cucharada de café instantáneo en polvo (siguiendo la magnífica sugerencia de Salomé, de Bloc de recetas)
½ cucharadita de sal
240 gr de agua
40 gr de melaza oscura (en herbolarios)
20 gr de mantequilla derretida (yo, aceite de girasol)
½ cucharada de azúcar
1 sobre de levadura seca de panadería

Thermomix
Pesar la harina de fuerza y la harina de centeno. Mezclarlos y añadir la cucharada de café y la sal. Mezclar bien y reservar.

Poner en el vaso el agua, la melaza, la mantequilla (o aceite), el azúcar y la levadura. Programar 3 minutos, 37º, v. 1.

Cuando acabe el tiempo, añadir la mezcla de harinas y amasar 5 minutos, v. espiga.

Tapar y dejar reposar 20 minutos. Desgasificar, dar la forma del molde y pintar la superficie con un poco de aceite.

Tapar el molde y dejar levar hasta que doble de tamaño, de 45 a 60 minutos. Precalentar el horno a 200º C.

Hornear unos 25 minutos.

Convencional
Pesar el agua y calentarla unos segundos en el micoondas hasta que esté a la misma temperatura que las manos. Disolver en ella la melaza, el azúcar y la levadura. Reservar.
Pesar la harina de fuerza y la harina de centeno. Mezclarlos y añadir la cucharada de café y la sal. Mezclar bienen un bol amplio.

Añadir la mezcla líquida y la mantequilla y el aceite. Mezclar rápidamente y amasar de 8 a 10 minutos.

La receta continua igual.

Vegebeicon

Tiempo de elaboración: 30 minutos, más el tiempo de marinado
Dificultad: baja
Coste: bajo
Fuente: propia

2 tacos de tempeh (en herbolarios y tiendas de alimentación natural)
1 cucharada de pasta concentrada de tomate (passata)
2 cucharadas de salsa de soja
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Primero hay que hacer lonchas finas con los tacos de tempeh. Para eso es necesario un cuchillo muy afilado.

Preparar una marinada con el tomate y la salsa de soja y dejar las lonchas dentro de esta marinada durante toda la noche, en un recipiente tapado dentro del frigorífico.

A la mañana siguiente, escurrir bien las lonchas y secarlas con papel de cocina.

Calentar el aceite en una sartén antiadherente y freír las lonchas de vegebeicon (cuidado, salta) a fuego medio primero y alto al final, hasta que los bordes queden bien dorados.

Escurrirlos sobre papel absorbente.

Colocarlos en una fiambrera para llevarlos al picnic y armar los sándwiches justo antes de comerlos.

Una vez frito, el vegebeicon ya no necesita conservación en frío.

BLT 2

Para formar los sándwiches

Cortar rebanadas del pan de centeno.

Colocar el vegebeicon encima de la primera rebanada, cubrir con una hoja de lechuga bien limpia y muy seca, seguir con las rodajas de tomate, salar ligeramente. Colocar por encima otra hojita de lechuga (para que el pan no resbale) y, por último, cerrar el sándwich con otra rebanada de pan.

Con buena música y compañía divertida, será un día inolvidable.

Esta es mi contribución al CSC #4, dedicado al picnic, y cuya anfitriona es Baby Jane, de La finestra vegana.

CSC 4


Bizcocho de naranja vegano y con muy poco azúcar

+
+
SUGERENCIA sobre ejercicio
+
PREGUNTAS FRECUENTES
+
¿El entrenamiento con pesas hará que me ponga musculosa como un tío?
-En absoluto.
+
¿Tendré que tomar suplementos alimenticios y me convertiré en “una culturista”?
-¡No!
+
¡Pronto hablaré de esas cosas!
+
Visita a tu médico antes de iniciarte en un programa de actividad física.
+
______________________________
+
+
Este es un bizcocho de aroma y sabor espectaculares. Pese a haber modificado mucho la receta original, muy conocida, conserva esas propiedades, pero ahora, además de ser apto para veganos, tiene muchísimas menos calorías y 0% de colesterol, al no llevar huevos ni mantequilla. Me parece una buena opción no solo para veganos, sino para quien observe ciertas restricciones alimenticias  y quiera darse un capricho en un día especial.
+
Bizcocho naranja
+
+
Tiempo de elaboración: 45 minutos
Dificultad: baja
Coste: bajo
Fuente: Recetario Thermomix, muy modificada
+
+
150 gr de harina
2 sobres de flanín
1 sobre de impulsor
1 gr de sal
3 gr de canela
50 gr de azúcar
20 gr de Stevia
2 cucharadas de no-egg (puede sustituirse por medio plátano muy maduro bien machacado)
80 gr de aceite de girasol
1 naranja de zumo sin pelar muy bien lavada (a ser posible, de cultivo ecológico)
+
Precalentar el horno a 180º C, calor arriba y abajo, posición central, sin turbo.
+
Thermomix
Poner en el vaso los 8 primeros ingredientes y tamizar 10 seg , v. 9. Reservar.
Echar en el vaso  el aceite y la naranja partida en 8 trozos, y triturar  1 min, v. 5-7-9. Incorporar lo que teniamos reservado y mezclar 8 segundos, v. 6.
Verter la mezcla en un molde y hornear 30 minutos.
+
Tradicional
Poner en un bol grande los 8 primeros ingredientes. Mezclar bien.
Poner en un vaso alto el aceite y la naranja cortada en 8 trozos, y triturar con una batidora de mano hasta licuarlos.
Verter esta mezcla sobre el bol y mezclar con unas varillas hasta integrar los ingredientes, pero sin batir.
El resto de la receta sigue igual.
+
Quiero recordar que la Stevia es un edulcorante natural que no pierde sus propiedades de dulzor al ser sometido a  altas temperaturas, por lo que es una de las mejores opciones para hornear. Se sustituye a razón de 1 gr de Stevia por cada 10 gr de azúcar de la receta original.
+
El bizcocho sale del horno con mucha humedad. Hay que dejarlo descansar unos 10 minutos en el molde. Luego se desmolda y se deja bastante tiempo sobre una rejilla, no solo para que se enfríe sino para que acabe de secarse. Al día siguiente, cuando se ha asentado por completo, es cuando adquiere su consistencia y sabor definitivos.
+
Bizcocho naranja con fresas
+
Con esta receta participo en el evento #2 de Cocinamos Sin Crueldad, cuya anfitriona de este mes es Sika, de NewVeganGoddess.
+
CSC #2